jueves, 30 de abril de 2009

DE LA SAGA INFANTIL

EL PRETIL

Sentados en la infancia
veíamos pasar las hembras
y éramos hombres lanzando palabras
espiadas en las esquinas
y quedábamos deslumbrados
ante el poder de las caderas
en ese juego de nalgas descomunales
que nos decían cosas deliciosas
sólo intuidas
Tanta redondez por las ramas de las calles
nos saturaban los ojos
y hacían de las manos
caricias perdidas en nuestros cuerpos
Mirábamos cabellos largos hasta los sueños
haciendo burbujas por los oídos
y se reían de tan pequeños
Unas devolvían sonrisas de bocas pintadas
como caramelos
otras nos mandaban al estudio
Y el tío aguafiestas a mi madre:
allá está tu hijo enamorando jevas
Y ella preguntándome por los limones
cuando yo sólo traía azúcar en los labios
y una papeleta de café que nadie había pedido.

4 comentarios:

julia del prado morales dijo...

Juan Carlos, esa hermosa adolescencia y juventud apreciando bellezas, qué maravilla. Expresiones muy bien hilvanadas en tu poema, Julia

Poesía Grainart dijo...

Hermoso desandar de años
realmente conjugas realidades con la magia de los versos
Mis respetos maestro
Juan Carlos Céspedes.

Poesía Grainart dijo...

Un hermoso desandar de años
realmente conjugas las realidades con la magia de los versos.
Un abrazo maestro Céspedes.

Pedro Conrado dijo...

Bueno, los ojos adolescentes solo aprecian las notas poéticas de una nalga, hasta dos nalgas, bueno, tres nalgas. por ellas derramamos lágrimas en el baño y soñamos con sus caderas y estrellas de mar. Esos días son irrepetibles.

© Todos los textos son de propiedad exclusiva de Juan Carlos Céspedes (Siddartha)

El material de este blog puede ser reproducido citando la fuente y el autor

La otra orilla…
Todos los poetas hablan de ella
Pero no hay otra
Esta es la única.

Te ofrezco mi amistad.

Tres poemas de mi cosecha

Un viaje por la fotografía.

El Oráculo de Sidarzia

Un minicuento